Nussbaum, Wert y las Humanidades

Víctor Alonso Rocafort http://colectivonovecento.org 25/10/2012

“Las artes y las humanidades…no sirven para ganar dinero. Sirven para algo mucho más valioso: para formar un mundo en el que valga la pena vivir”. Martha C. Nussbaum.

Este viernes 26 de octubre Martha Nussbaum recibirá el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2012. Uno de sus últimos libros, Sin fines de lucro (2010), lleva como subtitulo la siguiente leyenda: “por qué la democracia necesita de las humanidades”. Hace apenas quince días nos enteramos de que el nuevo anteproyecto de reforma educativa impulsado por el Ministro de Educación, José Ignacio Wert, pretende suprimir la materia de Cultura Clásica, una optativa ofrecida en 3º y 4º de ESO, así como despojar de su carácter obligatorio al Griego para el Bachillerato en Humanidades. ¿Se habrá detenido Wert, el sociólogo político, a leer y comprender a Nussbaum, la teórica política?

El latín y el traductor de google

Hoy me han confesado mis alumnos de 4º, los más graciosos desde hace años, que cuando les pido traducir para casa algunas frasecitas del latín (fáciles, fáciles) utilizan esa herramienta que el ordenador les facilita, el traductor o el power translator, no sé cómo se llama. No hacía mucho tiempo me habían sorprendido también con una rapidísima respuesta a una pregunta de esas que otros años les costaba Zeus y ayuda, y ellos, en un abrir y cerrar de blackberry, ya habían descubierto que las alcantarillas de Roma están selladas con el SPQR.

Y a mí me asaltan las dudas, ¿eso es bueno, es malo?.

PORRO, SODALES

No, malpensados, no he caído en las garras de la CANNABIS SATIVA, ni se ha apoderado de mí a estas alturas de curso (todavía no; allá por la tercera evaluación ya veremos) el AMOMUM ASSYRIUM, ni he mezclado la COLOCASIA con RIDENTI ACANTHO. [Ofrezco recompensa tangible en el boletín a aquel que traduzca estos términos latinos y me diga en qué maravillosa obra de qué no menos maravilloso autor latino los he sacado] 

No,  no tiene nada que ver con alucinógenos ilegales, ni legales. A no ser que consideremos el latín como droga, que puede ser. 

Continue reading

A mis (alicaídos) alumnos de Humanidades

¡Cobardes! No os rindáis, ¿qué es eso de avergonzaros ante el ataque de vuestros colegas científicos. Se acabó aquello de que el que vale, vale, y el que no, a letras.

Quiero la cabeza bien alta, firme el ademán y afiladas las declinaciones, se van a enterar esos cabezacuadradas de lo que vale un nominativo.

Marchad por los pasillos mostrando orgullosos vuestros gerundivos, con los supinos bien puestos y los predicativos dispuestos a dar batalla, como las cohortes pretorianas marchaban por la indómita Germania.

Presumid de que vuestros análisis sintácticos son mucho más sabrosos que sus análisis químicos y sirven tanto o más que éstos, demostradles que vuestro verbo es mucho más florido y que en este mundo nuestro tan avanzado el que el domina el lenguaje tiene más quesitos que nadie para ganar el trivial del futuro, ese que tanto os preocupa: no van a ganar más dinero que vosotros, mentira, y si lo ganan, pues mejor para ellos, que se lo coman con patatas, entre fórmula y fórmula; vosotros, a lo vuestro, CARPE DIEM, pero de verdad, del DIEM bueno, no del que os quieren vender desde una caja tonta, por más plana y con más plasma que se quiera hacer.

Ellos saben muchas matemáticas, pero vosotros domináis la aritmética secreta del idioma, esa melodía exacta y envolvente que llamamos sintaxis, ese orden interior sin el cual la escritura degenera en logomaquia o en jerga vacua, sometida al maltrato y a las veleidades de los ignorantes (J. Manuel de Prada dixit).

Si encuentro respuesta a este soliloquio, prometo transcribir en este foro partes de un interesante y viejo artículo de Juan Cueto defendiendo las Humanidades y atacando, con cariño, eso sí, a nuestros amigos de Ciencias. Ahí va un adelanto, un adelanto pelín provocador:

….tú invitas a gente de Humanidades y tienes garantizado el éxito de la fiesta, aunque el catering sea una mierda y no haya suficiente güisqui de malta. Pongamos el ejemplo contrario: la mejor manera de estropear un festolín, es invitar a su contrafigura, a un tipo de Ciencias, a un batablanca. El humanista, en tu fiesta, es capaz de hablar mucho y de todo, en plan transversal, multicultural, multimedia, disperso, ameno, comprensible y tal, pero si el invitado es de ciencias punteras y matemáticas, te arruinan la reunión al cuarto de hora……Sólo por eso habría que declarar de utilidad pública a las Humanidades….

Y yo, fiel lector del señor Cueto desde tiempos inmemoriales, jamás me pondré una bata blanca, ni siquiera en un calendario, prefiero mi toga pasada de siglo.

SE ADMITEN DISPUTAS