Heráclito y Benedetti

                                  Preparando la entrada anterior sobre  Heráclito y bañandome en ese río en el que te bañas no una sino mil veces que es Internet, he encontrado este curioso video en el que el genial poeta uruguayo Mario Benedetti topa con nuestro viejo Heráclito y le utiliza. Os dejo la voz de Benedetti y la canción de José Antonio Rodríguez. Lo clásico, siempre presente:

POR GRECIA.

Recibo con verdadero asco las noticias que llegan de la vieja Hélade y que me hacen ver a un partido fascista entrando en el parlamento de la Plaza Sintagma.

Hoy, Marta, la compañera de griego, insiste en mi arcada mostrándome imágenes de la hija del lider de ese partido, AMANECER DORADO, Nikolaos G. Michaloliakos, en una delirante entrevista en la que se declara enamorada de España, o sea, de la España de Franco y José Antonio, y fan a ultranza (ninguna palabra fue nunca mejor empleada) del episodio  del «Alcatraz» (sic) de Toledo.

¡Si Sócrates levantara la cabeza!. Pediría una sobredosis de cicuta en vena, seguro.

Menos mal que ha venido en mi auxilio un buen ex alumno (la enseñanza pública siempre dio magníficos ejemplares) y me ha enviado esta maravilla de video que os muestro aquí y que reivindica la Grecia que a mi gusta y de la que ya hemos hablado en otras ocasiones en estas páginas.

Os pongo debajo la traducción en castellano.

Todo vuestro este GRECIA MÍA, poema de J. G. Papadopoulos musicado por Manos Hadjidakis (La muerte de Blue).

                                                Mi Grecia

Grecia, Medea, Virgen Santísima,

vida terrenal y celeste sabiduría,

hijos desheredados,

los devoras o los crucificas. ¿Adónde no

he viajado y dónde no me dueles?*

 

Grecia de todo el pueblo y celeste

Afrodita, pequeño amor mío y mi victoria

pirrónica, mi corona de espinas,

mi sucio clavo dorado, mi herida, mi

sangre, mi asesino y mi Jasón.

Grecia, mi Grecia, mi tesoro perdido,

mi fuego y mi lava, mi águila sin cabeza,

ojalá pudieras regresar,

Cariátide secuestrada,

anciana de cerebro desecado

y maquillada.

* Referencia a un verso de Yorgos Seferis que dice: «Donde quiera que viaje Grecia me duele».

Letra de J. G. Papadopoulos y música de Manos Hadjidakis (La muerte de Blue).

SIETE NOCTURNOS DE SIETE VERSOS, DE ODYSSEAS ELYTIS.

Le he robado, sin permiso, pero eso nos lo podemos permitir, a nuestro  colaborador, Fco. Javier Alonso, el  primero de los Siete Nocturnos de Siete Versos de Odysseas Elýtis, breve ciclo de una evocadora e íntima belleza, exacerbada, si ello es posible, por la delicada musicalidad del griego moderno. La traducción es de José Antonio Moreno Jurado, Ediciones Júcar.

Llegaron sueños y sueños
Al cumpleaños de los jazmines
Noches y noches a los blancos
Insomnios de los cisnes

Nace el rocío entre las hojas
Como en el cielo infinito
El sereno sentimiento.

VARIACIONES EN MÁRMOL I

Presentamos hoy en nuestro SAPERE AUDE el trabajo de un ex alumno que sí se ha atrevido a navegar con nosotros. A ver si cunde el ejemplo: ¿dónde están las latinas del año pasado, ya se han olvidado de nosotros? ¡Ay, si existiesen los cuatros retroactivos!

Se trata  de Francisco J. Alonso, cuyo ingenio ya habéis podido observar en los comentarios a algunas entradas anteriores. De aguda pluma y afilado ingenio, hace del lenguaje su casa y como buen dominus tiene sobre él  la maximam potestatem. 

Comenzamos con estas variaciones en mármol, muy apropiadas para nuestro blog: sobre una sugerente y clásica imagen, un brillante texto. ¿Alguien da más?:

                                                               (continuará)

Catulo, para ti.

Este poeta latino tal vez no te suene mucho. Es uno de los grandes, aunque ya hace tiempo que no se traduce en el Bachillerato (O tempora, o mores!) y tiene algunas piezas muy conocidas y de mucho influjo posterior en otros poetas, como su famoso Vivamus, mea Lesbia, atque amemus….

Aqui tenéis uno de sus poemas más representativo