EL PAÍS DE LAS MUJERES. LISÍSTRATA VIVE

 Recuerdan ustedes a Lisístrata? Seguro que sí, aquella ateniense que encabezó en la mente de Aristófanes una revuelta de mujeres con el curioso método de una huelga de faldas caídas, mejor dicho, subidas. ¿Y qué fue de aquella Asamblea de las Mujeres que se alzó con el poder en Atenas y dictó leyes universales próximas al comunismo más soviético que la cabeza del misógino Aristófanes pudo imaginar?.

Pues ha vuelto, han vuelto, y residen en FAGUAS, el país alter ego de la preciosa Nicaragua, y la Lisístrata se llama GIOCONDA BELLI, una feminista, poetisa y novelista que combatió allá por los años 80 en la época revolucionaria sandinista. Desde este blog os aconsejamos vívamente A TODOS Y A TODAS, que dirían los partidarios de la coeducación radical, el libro EL PAÍS DE LAS MUJERES, (Gioconda Belli, editorial La otra orilla, 2010) un remake del clásico griego, pero sin el tufillo machista y reaccionario de Aristófanes.

El P.I.E. , Partido de la Izquierda Erótica, alcanza el poder en unas elecciones democráticas con un programa revolucionario, innovador y cargado de imaginación y ternura, puramente femeninas; ya en el poder, no se andan con chiquitas y pretenden cambiar la sociedad de Faguas (la sociedad nicaragüense, machista a más no poder) con leyes y normas difícilmente digeribles para los machos del lugar. Por ejemplo:

Dejar trabajar solas a las mujeres en el gobierno confirmó su intuición de que dejadas a su aire, sin el ojo del macho para sopesarlas y emitir juicios a los que ellos sentían tener derecho por el solo peso de suw frágiles y delicados testículos, ellas se despojaban de su ánimo complaciente, de la leyenda de que no les gustaba mandar, del cuento de que las incomodaban los retos. Era lento el asunto…… el hombrecito menudo que con el índice siempre enrostrado y cara de padre, o cura, o tío o hermano estaba plantado como un busto augusto y austero en medio de los parques umbrosos de los cerebros femeninos, recordándoles o que eran hijas de Eva. pecadoras; hijas de mala madre: putas; hijas de la Barbie: idiotas; hijas de la Virgen María: niñas decentes….

Lo dicho, si Lisístrata o Praxágoras levantaran  la cabeza, hoy día estarían en el Caribe formando parte del P.I.E. y ayudando a Bibiana Sansón a convencer a los hombres de feminizar la política. Eso sí, a Aristófanes se lo dejarían en la vieja Atenas.

Recomendado queda.

8 de Marzo: MUJERES DE ROMA

8 de marzo. Día mundial de la Mujer Trabajadora. Por todos lados, hoy se hablará de ello, saldrán a relucir datos, estadísticas, discriminaciones, realidades, medias verdades, medias mentiras, se reflexionará sobre la mujer en abstracto, sobre su situación en la sociedad actual, la mejora (¿?) de sus condiciones… Algunos se enfrascarán en la tan manida discusión de miembros y miembras, que ya cansa, se alegrarán porque en la RAE van a colocar a otra mujer….y así hasta el año que viene, que volverá a girar la rueda, rueda que se ve atravesada demasiadas veces por los palos de las cifras de la violencia “de género” (odio esta expresión: ¿de qué género, del neutro?, venga ya, por Zeus bendito).

Nosotros, pobres mortales de la cultura clásica, no podemos más que reseñar aquí para quien le interese una magnífica página de Isabel Barceló, MUJERES DE ROMA, que hemos encontrado buceando por la red: mujeresderoma.blogspot.com

Y por si alguien tiene duda de cómo van los tiros en este tema y quiere ver cómo veían a las mujeres en nuestra Roma, no tienen más que leer estos fragmentos de diferentes autores latinos para darse cuenta de que el problema viene de largo y la solución está en un cambio radical de mentalidades; hemos cogido textos latinos, pero si nos vamos a Grecia o Egipto, tres cuartos de lo mismo, y no les digo nada a ustedes si les da por leer algún texto religioso (de cualquier religión). ..Pues eso, que da pena. Lean , lean:

Cualquier animal, cualquier esclavo, ropa o útil de cocina, lo probamos antes de comprarlo; sólo a la esposa no se la puede examinar para que no disguste al novio antes de llevarla a casa. Si tiene mal gusto, si es tonta, deforme, o le huele el aliento, o tiene cualquier otro defecto, sólo después de la boda llegamos a conocerlo.”

 (SÉNECA, Controuersiae, II, 3, 2)

 Con indigna injuria me afliges, ¡oh padre! Porque si creías que Cresfonte era malo, ¿por qué me casabas con él? Pero, si es hombre de bien, ¿por qué quieres forzarme a abandonarlo? Creía entonces que era bueno, erré; después lo cono- cí, y habiéndolo conocido, me aparto de él…”

(ENNIO, frag. en Rhetórica ad Herennium, II, 24, 38)

 (Egnacio Metenio) porque (su esposa) había be- bido vino, la mató golpeándola con la fusta”

(VALERIO MÁXIMO, VI,3,9)

 (Rómulo) promulgó también algunas leyes, de las cuales muy dura es la que no permite a la mujer repudiar al marido, concediendo a éste despedir a la mujer por envenenar a los hijos, por falsear las llaves y por cometer adulterio; si por otra causa la despedía, ordenábase que la mitad de su hacienda fuera para la mujer y la otra mitad para el templo de Ceres; y el que así la repudiase hubiera de aplacar a los dioses infernales.”

(PLUTARCO, Vida de Rómulo, 22)

 Si sorprendieras a tu mujer en adulterio, puedes matarla impunemente sin formarle juicio; pero si ella te sorprendiera a ti en cualquier infidelidad con- yugal, ella no osará, ni tiene derecho a mover un dedo contra ti.”

(AULO GELIO, 10, 23)

 ¿Y por qué Sertorio arde en deseos de Bíbula? Si escrutas la verdad, se ha enamorado del rostro, no de la esposa. Pero que se le marquen tres arrugas y que se le torne flácido el cutis reseco, que los dientes se le ennegrezcan y que los ojos se le achiquen; un liberto le espeterá: “recoge tus bártulos y lárgate. No molestes, no haces mas que sonarte. ¡Fuera de ahí! ¡Aprisa! Ya viene otra con la nariz enjuta”.”

(JUVENAL, Sátiras, VI, 142-149)