POR GRECIA.

Recibo con verdadero asco las noticias que llegan de la vieja Hélade y que me hacen ver a un partido fascista entrando en el parlamento de la Plaza Sintagma.

Hoy, Marta, la compañera de griego, insiste en mi arcada mostrándome imágenes de la hija del lider de ese partido, AMANECER DORADO, Nikolaos G. Michaloliakos, en una delirante entrevista en la que se declara enamorada de España, o sea, de la España de Franco y José Antonio, y fan a ultranza (ninguna palabra fue nunca mejor empleada) del episodio  del “Alcatraz” (sic) de Toledo.

¡Si Sócrates levantara la cabeza!. Pediría una sobredosis de cicuta en vena, seguro.

Menos mal que ha venido en mi auxilio un buen ex alumno (la enseñanza pública siempre dio magníficos ejemplares) y me ha enviado esta maravilla de video que os muestro aquí y que reivindica la Grecia que a mi gusta y de la que ya hemos hablado en otras ocasiones en estas páginas.

Os pongo debajo la traducción en castellano.

Todo vuestro este GRECIA MÍA, poema de J. G. Papadopoulos musicado por Manos Hadjidakis (La muerte de Blue).

                                                Mi Grecia

Grecia, Medea, Virgen Santísima,

vida terrenal y celeste sabiduría,

hijos desheredados,

los devoras o los crucificas. ¿Adónde no

he viajado y dónde no me dueles?*

 

Grecia de todo el pueblo y celeste

Afrodita, pequeño amor mío y mi victoria

pirrónica, mi corona de espinas,

mi sucio clavo dorado, mi herida, mi

sangre, mi asesino y mi Jasón.

Grecia, mi Grecia, mi tesoro perdido,

mi fuego y mi lava, mi águila sin cabeza,

ojalá pudieras regresar,

Cariátide secuestrada,

anciana de cerebro desecado

y maquillada.

* Referencia a un verso de Yorgos Seferis que dice: “Donde quiera que viaje Grecia me duele”.

Letra de J. G. Papadopoulos y música de Manos Hadjidakis (La muerte de Blue).

This entry was posted in Grec ia, poesía, video by Javier Bonet. Bookmark the permalink.

About Javier Bonet

Soy casi cien kilos de logófago empedernido y 1.85 de verbívoro impenitente. También, y parodiando al poeta Silvio, me considero un "servidor del pasado en copa nueva, un eternizador de dioses del ocaso". Me gustan la gente y los desiertos. Y escribir, y leer, y hablar, y el Instituto Marismas y todos sus marismeños.

One thought on “POR GRECIA.

  1. ¿Y qué, si no arcadas, podría producirnos ver el nombre de Grecia, cuna de la democracia, devorado por esta caterva indigna? Durante unos años, los horrores del fascismo y la II Guerra Mundial hicieron creer a algunos que la vieja Europa había quedado vacunada contra los fanatismos políticos: se equivocaron.

    Salue!