Lo que nos deben los de inglés

Estaba tomando café el otro día con un colega del Dpto. de Inglés y la conversación derivó hacia la relación del inglés y el latín. ¡Como si no hubiesen temas de qué hablar!.

Me he acordado de un pequeño video que habla del tema y ya metidos en harina os lo amplío con una pequeña introducción.  Espero que con ambas podáis entender por qué el inglés, mejor dicho el inglés escrito, a veces nos parece tan familiar.

This entry was posted in Inglés, latín, video by Javier Bonet. Bookmark the permalink.

About Javier Bonet

Soy casi cien kilos de logófago empedernido y 1.85 de verbívoro impenitente. También, y parodiando al poeta Silvio, me considero un "servidor del pasado en copa nueva, un eternizador de dioses del ocaso". Me gustan la gente y los desiertos. Y escribir, y leer, y hablar, y el Instituto Marismas y todos sus marismeños.

4 thoughts on “Lo que nos deben los de inglés

  1. ¡Con el latín hemos topado! Bueno, sin contradecir lo dicho en este artículo, vendría bien precisar que en el caso del inglés, a la influencia del latín habría que añadir -siendo esta no me atrevo a decir que más determinante- la influencia del francés durante la época en que Inglaterra estuvo bajo el dominio normando. ¿No os suena esto de Robin Hood o de Ivanhoe? Así, por ejemplo, una palabra tan diáfana en su etimología como “posibility”, no deriva directamente del latín “posibilitas”, ni siquiera de su forma de acusativo “posibilitatem”, la reconstruíble para las lenguas romances, sino que lo hace a través del francés medieval “posibilité”.

    Y del latín y el alemán, ¿pues qué decir? Que sin alcanzar un volumen tal de étimos como el del inglés (la no romanización total del territorio es en ese aspecto determinante), el latín escolástico tienen influencia capital en la creación -en tanto que modelo- del alto (esto os lo explico otro día, si se tercia) alemán moderno, cuyas bases sintácticas y estilísticas sentó Lutero (sí, el protestante) en su traducción de la Biblia al alemán.

    Y cuando no encontremos base para decir que hay influencia del latín o del francés, pues pensemos que quizás sólo suceda que…

    …en el fondo casi todas las lenguas del occidente europeo -exceptuemos el euskera, las finoúgricas y puede que alguna más que ahora no recuerdo- proceden de un tronco común al que llamamos convencionalmente indoeuropeo.

    Bueno, que casi me ha salido un artículo advenedizo, jajaja.

    Salue!

  2. *Quacht, en los ejemplos de influencia del latín sobre el alemán, es un término inexistente, o yo al menos no logro localizarlo. El derivado alemán de quadratum es Quadrat (“cuadrado”, en su doble sentido, geométrico y matemático).

    Salue!

  3. Don F.J., el artículo que he publicado ha sido tomado, muy a la ligera, del oráculo de la modernidad, que es Google y Wikipedia, y responde únicamente a un “calentón” a la hora del café entre colegas de clásicas y de inglés; su intención es puramente divulgativa y a mí también me ha parecido excesivamente “somero”, por decirlo de modo benévolo. Habría seguramente mucho que matizar, pero…
    Un saludo.

  4. Pese a lo matizable, me ha parecido un interesante artículo, por aquello de desmitificar la “pureza” de los idiomas y, de paso, reconocerle al latín toda una historia de sana influencia.

    Salue!